VECTOR X

Seamos héroes de nosotros mismos


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 223

Tristes días de cuarentena. Se alimenta uno de noticias, del amenazante avance del virus cuya demoledora fuerza lo hace temible, implacable, casi apocalíptico.

Los villahermosinos nos acuartelamos… par­cialmente. Hay quienes siguen al pie de la letra la instrucción de no salir de casa, otros realizan actividades mínimas necesarias impregnados en el salvador gel antibacterial y a unos más les vale cacahuate.

En los mercados de la ciudad la vida transcu­rre casi en normalidad. “Aquí seguiremos hasta que nos mate el coronavirus”, se lee en una car­tulina en el Pino Suárez donde varios, muchos comerciantes desafían al COVID-19. Si para mo­rir nacimos, retan.

Nadie se acuerda de la primavera, del natali­cio de Benito Juárez, del aniversario luctuoso de Luis Donaldo Colosio.

Nada importa, ahora, a la mayoría, sólo la sa­lud.

La ciudad luce semivacía. Es un edén desba­rrancado en la interminable crisis económica cuyo fin se prometió en las elecciones y endulzó el oído de los ciudadanos. Empleos y seguridad, se nos ofreció.

Nada de eso ha ocurrido. Ahora el cumpli­miento habrá de posponerse con la justificación de la pandemia.

Añoranza de los días de bonanza. “Hay pue­blos que saben a desdicha. Se les conoce con sor­ber un poco de su aire viejo y entumido, pobre y flaco como todo lo viejo. Éste es uno de esos”, nos dice Rulfo en su Pedro Páramo para lue­go arremeter: “Allá, de donde venimos ahora, al menos te entretenías mirando el nacimiento de las cosas: nubes y pájaros, el musgo, ¿te acuer­das?”.

Sortear la pandemia es compromiso de cada uno. Seamos, como dijo Pellicer, héroes de noso­tros mismos.

LA MORRALLA

Anunció el ayuntamiento de Centro que el al­calde Evaristo suspendió sus actividades. Ca­ray, pero si hace meses que sólo se le ve paseando en bicicleta *** En la oficinas de la Secretaría de Salud, el director administrativo, Manuel Mar­cué, mandó desinfectar el área donde él labora y dejó al resto del personal en el mugrero expues­to al virus. No se vale *** Hasta mañana.

 



Columnas anteriores

visitas