Entre Números

Solo juntos saldremos adelante


Mtra. Soraya Pérez

Lecturas: 133

Como economista, les aseguro que México no ha sido inmune a los efectos de la pandemia del coronavirus: la mezcla mexicana de petróleo ha tocado mínimos his­tóricos 14 dólares por barril, el tipo de cambio se cotiza en casi 25 pesos por dólar, y los analistas estiman que nuestra economía va a decrecer casi 4.5% del PIB este año. Por eso, si el Gobierno Federal no establece medi­das económicas de inmediato, por más que termine la contingencia en un par de meses, la crisis económica en la que estaremos sumidos tomará mucho más tiempo revertir.

La experiencia internacional frente a epidemias si­milares ha demostrado que estas provocan una des­aceleración abrupta de la actividad económica y una suspensión de actividades en diversos sectores pro­ductivos, por eso, en mi calidad de Diputada Federal, presenté varios puntos de acuerdo que exhortan a mi paisano, el presidente López Obrador, a tomar las si­guientes 5 medidas: 1) Alcanzar un acuerdo con el sis­tema bancario nacional que otorgue mayor liquidez a los empresarios, especialmente a las Mypimes; aumen­tando sus líneas de crédito y reduciendo las tasas de interés, especialmente para aquellos sectores más afec­tados como el turismo,

2) Firmar un decreto que establezca plazos adicio­nales para la prestación de pagos provisionales en im­puestos federales. 3) Reducción en el pago de derechos para empresas de transporte marítimo, aéreo y terres­tre, que han sido sumamente afectadas, 4) Implemen­tar un programa de subsidios fiscales para las entidades federativas que reduzcan al 100% los impuestos sobre nóminas y hospedaje a los contribuyentes relacionados con hotelería, restaurantes y servicios de esparcimien­to; y 5) Ordenar diversas acciones ejecutivas, como el trabajo a distancia, el cual, hoy, no está establecido en la Ley, así como la protección gubernamental para los sa­larios de los trabajadores.

Es hora de que el Gobierno Federal demuestre que está tomando enserio esta pandemia, ya que no sólo es la salud de millones de mexicanos la que está en juego, sino nuestras finanzas públicas y nuestra estabilidad económica para los siguientes años. ¡Bendiciones!

 



Columnas anteriores

visitas