VECTOR X

PRI: Imposición y resurrección por decreto


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1231

Adornan su partido para la fiesta de la imposición, próxima a celebrarse. Jubilosos, almidonan los viejos y tricolores manteles. Son los priístas tabasqueños, cuyo ADN les obliga a respetar la línea en el proceso interno para elegir presidente sustituto.
 
Mañana inicia el registro de candidatos a relevar a Miguel Angel Valdivia, y la cargada ya se surtió de matracas, porras, confeti, y pronunciamientos de todo calibre a favor de Gustavo de la Torre, un priísta de poca monta cuyo único mérito es, dicen, aceptar con mansedumbre la tarea de entregar la candidatura al gobierno para la diputada Gina Trujillo.
 
Enrique Ochoa, Enrique Peña, y todo quienes en línea descendente mandan saben que la imposición no es más que un rito cultural en el PRI, maltrecho y desahuciado en Tabasco, sólo oxigenado por la reciente declaración del Gobernador Arturo Núñez, quien en un gesto de diplomacia recetó que al PRI no se le puede dar por muerto en los comicios del 2018.
 
Pero nadie puede resucitar por decreto o buena voluntad. El PRI naufraga en una barca destartalada. No son pocos los simpatizantes que se han entregado a los brazos de Morena, otros se han afiliado al PRD, y el resto se quedará en la casa sólo para negociar posiciones o, en su defecto, para recoger los desperdicios.
 
Y en el entendido que ya tocó fondo, el ardid para imponer a Gustavo no tiene marcha atrás. Se teje como en los viejos tiempos. Qué más se puede perder.
 
“Gustavo es el bueno”, esparcen los predicadores del dedazo, y hasta ahora muchos militantes han aceptado la orden, agachando la cabeza, sumisos, sin voluntad propia.
 
Pedro Gutiérrez, Aquiles Domínguez y otros se dicen preparados para ponerle el cascabel a la muñeca, aún cuando en el PRI ya festejan la victoria del dedo divino.
 
La Morralla
 
Con la mano en la cintura, Agustín Silva, titular de SCT, autorizó aumentos al pasaje. Da risa que cuando se quita el traje de funcionario, convoca a la gente para reuniones partidistas en busca de apoyo a su tribu perredista. Vil descaro *** Cuando se apruebe la Ley Anticorrupción en Tabasco, el desempeño de la Contralora Lucina Tamayo debería ser revisado de pies a cabeza *** Le espero aquí el próximo martes.


Columnas anteriores

visitas